21 de abril de 2015

Los masones del exilio: Crónicas e imágenes de México II

La siguiente fotografía habla por sí misma. Está centrada en las fraternales relaciones existentes entre el Gran Oriente Federal Argentino, el Grande Oriente Español en el exilio y la Gran Logia Valle de México y sus máximos representantes, sin distinción alguna por la vertiente a la que pertenecían o los parámetros a los que respondían en aquella época, más allá de su plena soberanía.
Puede observarse que entre las Potencias involucradas rara vez se interpuso la idea o concepto de una pretendida regularidad, sujeta a predeterminados Landmarks.
Este prejuicio no amenazó la convivencia. En mi opinión, un fenómeno notable que se dio en Latinoamérica entre las décadas del 30 y el 50, y a partir del nacimiento del G.O.F.A., una Obediencia adogmática y liberal que rompió con todos los cánones existentes, y que en sus escasos veintidós años de vida (1935-1957), se alió a diversos Cuerpos Masónicos encuadrados dentro de los parámetros de regularidad de la Gran Logia Unida de Inglaterra, tales como las Grandes Logias de Chile, Uruguay y otras; y también a Potencias como los Grandes Orientes de Francia y Bélgica. En total, más de veinte tratados de amistad y mutuo reconocimiento en todo el continente y a nivel mundial.
La del G.O.F.A., que nunca superó las 16-18 Logias y los 550-600 miembros, fue una Masonería activa, crítica y progresista, de fuerte contenido social y antifascista, que supo nuclear en su entorno a notables intelectuales, políticos, catedráticos y periodistas argentinos, y en cuyo seno fueron acogidos también los republicanos españoles. En esta amalgama se suceden los nombres de prestigio, tales como Miguel Servera, Virgilio Lasca, Aristóbulo Soldano, Ricardo Castellanos, Justo Prieto, Osías Kovadloff, Teodoro Bronzini, Augusto Barcia, Juan Manuel Iniesta, Luis Jiménez de Asúa, Manuel Blasco Garzón, José Venegas, etc.
Sus discursos, conferencias y publicaciones, a las cuales todavía se puede acceder, marcaron toda una época, siendo esta una de las etapas más brillantes de la historia masónica en el Río de la Plata.
Diego Martínez Barrio no fue ajeno a este espíritu de convivencia y fraternal unión: así lo testimonian los archivos fotográficos en los cuales se lo ve junto a los Hermanos argentinos, uruguayos y españoles. El Grande Oriente Español encontró cobijo en este ámbito que supo crear y fomentar el Gran Oriente Federal Argentino. Este espíritu decayó hasta desaparecer con la disolución del G.O.F.A., seguida por el pronto fallecimiento de sus principales artífices.
Los últimos casi cincuenta años del siglo XX son otra historia. El nuevo siglo traerá aparejado grandes cambios.


Clicar en la foto para ampliar

"Damos (...) la presente fotografía que reproducimos del Boletín del Grande Oriente Español, entrega correspondiente a mayo-junio de 1953. Documenta la misma el fraternal espíritu con que ha sido recibido en México nuestro ex Gran Maestre, el Ilustre y Poderoso Hermano Miguel Servera, 33º.
Como pueden apreciar los lectores, lo acompañan el General Eduardo Rincón Gallardo, Past Gran Maestre de la Gran Logia Valle de México; el Ilustre Hermano Valentín Rincón Coutiño, quien ocupara asimismo la más alta dignidad en esa Gran Logia; el Ilustre Hermano Licenciado Ricardo René Turlan, actual Diputado Gran Maestre de la misma Gran Logia; Ilustre Hermano Alfonso Poletti Juniors, Gran Maestre por el ejercicio corriente; Ilustre Hermano Lucio Martínez Gil, Gran Maestre del Grande Oriente Español en el exilio; Ilustre Hermano Alfonso Rivera Pérez, nuestro Garante de Amistad ante la Gran Logia de Valle de México, de la que fuera asimismo Gran Maestre e Ilustre Hermano Licenciado Eugenio Maldonado, Segundo Gran Vigilante de la Gran Logia Valle de México.
Consigna el epígrafe que acompaña la destacada nota gráfica que el propósito de la reunión fue confraternizar con el Hermano Servera a su paso por la capital mexicana.
Resulta muy grato consignar la cordial recepción tributada a nuestro Ilustre Hermano, cuya obra masónica es conocida en todo el continente. El G.O.F.A. se ha ganado en sus escasos 20 años de existencia un sólido prestigio que determina una creciente relación con distintas Obediencias que enrolan en los auténticos principios de la masonería y no acatan las excomuniones dictadas por quienes se han erigido, per se, en Pontífices y guardianes de una presunta regularidad que carece de toda base sólida.
El Ilustre y Poderoso Hermano Servera viajó asimismo por diversos países del continente y en todas partes fue objeto de la misma cordial atención que consigna la nota gráfica que aquí reproducimos".

Fuente de la fotografía y el texto: Revista Masónica Verbum, Cuarta época, Año XX, Nº 46-47, Buenos Aires, mayo y agosto de 1954, página 69.

17 de abril de 2015

Los masones del exilio: Crónicas e imágenes del Río de la Plata



Medalla que la Respetable Logia Mitre-Sol de Mayo del Gran Oriente Federal Argentino le dedicó a su Venerable Maestro Juan Manuel Iniesta en el año 1948, "inspirada en el nombre simbólico del h.´. (hermano) Iniesta, Alonso Quijano, reproduce a Don Quijote velando las armas (...)".
Dicen las crónicas de la revista Verbum: "(...) Contando entre las muchas satisfacciones que le deparara su intensísima actuación la de haber iniciado a Don Manuel Azaña, cuando este insigne republicano ejercía la presidencia del Gobierno de su país".

13 de abril de 2015

La Segunda República y el preludio a la Guerra Civil

"Pero hay que cuidarse de estos muertos de gesto manso y que solo saben decir frases conciliadoras. Cuando menos se piensa, levantan la losa bajo la que yacen y, con gesto categórico, ofrecen a su pueblo oprimido el ansiado desquite"
Luis Jiménez de Asúa.

Fragmento del prólogo al volumen Los masones del exilio: Crónicas e imágenes.

Carta a la Primera República Española

Desde el 11 de febrero de 1873 -y hasta el 29 de diciembre de 1874-, queda instaurada en España la Primera República. Le sucedió al reinado de Amadeo I y le siguió, una vez depuesta, la Restauración Borbónica.
En la tenida de febrero 15 de 1873 la Logia Verdadera Iniciación que trabajaba en Barcelona y dependía del Gran Oriente del Uruguay, resolvió enviar una carta de felicitación y apoyo al nuevo gobierno español. Sus autoridades, a través de la palabra de Francisco Pons, justificaban su accionar de la siguiente manera (1):

"QQ.´. HH.´.
Quizá el contenido de la proposición que se acaba de leer haya impresionado el ánimo de alguno de vosotros por considerar sea aquella dictada y presentada por un espíritu de partido y por tanto, contrario a los Estatutos de la Orden que prohíben la discusión en nuestros templos de asuntos de tal naturaleza.
Felizmente HH.´. no es la pasión de partido ni tampoco mira alguna determinada que nos haya impulsado a ello. Únicamente el grande amor a la libertad, a la igualdad y a la fraternidad, principios sagrados y que inscritos en nuestros estandartes hemos jurado defender y propagar, ha sido el móvil que impulsando nuestros corazones nos ha animado a proponer a la logia manifestara su satisfacción y ofreciera al mismo tiempo su apoyo moral al Gobierno provisional con motivo del planteamiento de la República en España.
Al hacer esa proposición hemos creído interpretar fielmente las tendencias y los altos fines de nuestra augusta Sociedad; pues si bien ella es agena (sic) a todo acto político o religioso, es necesario comprender que es a la política de partido y a la religión de secta, a las que ella se refiere, y que jamás puede mostrarse indiferente o impasible ante aquellos actos solemnes que impuestos en circunstancias especiales, traen consigo un espíritu de progreso y una hermosa esperanza de paz y bienestar a una parte siquiera de la humanidad harto escarnecida y esclavizada como la desgraciada nación española.
He aquí porqué HH.´. el advenimiento de la República en España no puede menos de interesarnos y ser útil también a nuestra Institución, pues además de desterrar rancias y supersticiosas creencias, de proscribir viejas y ruinosas teorías, ella promete implantar en la desgraciada España una nueva era de libertad y de justicia que haciendo honor a la Asamblea Nacional dará al mismo tiempo la debida parte de gloria a la Masonería española que incansable y activa en sus trabajos de propaganda, ha logrado fuesen ya hijos suyos la mayor parte de los representantes del pueblo.
Fiando pues en vuestra cooperación y creyendoos inspirados en iguales sentimientos no dudo que unánimemente aprobaréis nuestra posición al mismo tiempo que como masones primero y como ciudadanos después, desde hoy más redoblaremos todos nuestros esfuerzos morales para coadyuvar y hacer que se consolide este nuevo estado de cosas, que a más de asegurar en España la existencia de nuestra Institución, nos abre un ancho campo para llegar al logro de sus justas y sublimes aspiraciones".

La carta

A L.´. G.´. D.´. G.´. A.´. D.´. U.´.
La Resp.´. Log.´. Verdadera Iniciación de la obediencia del G.´. O.´. del Uruguay.
Salud y fe Mas.´.
Or.´. de Barcelona 15 de febrero de 1873 (E.´. V.´.)
Al Gobierno Provisional de España:
Aunque colocada por los Estatutos de la Orden Masónica fuera de las discusiones y de las luchas políticas, la logia Verdadera Iniciación no ha podido contener el espíritu universal de sus simpatías por el gran movimiento nacional que acaba de operarse en España.
Los franc-masones han escrito en todo tiempo en su bandera estas palabras: libertad, igualdad, fraternidad y al verlas hoy en el estandarte de España saludan el triunfo de sus principios y se felicitan de poder decir que la patria ha recibido por vosotros la consagración Masónica.
Recibid pues nuestra fraternal adhesión y que el G.´. A.´. del U.´. os proteja e ilumine en la grande y ardua tarea que os está confiada.
Ven.´. José Victory 30.´.
S.´. Francisco Anguera 3.´.

Desde el Río de la Plata, Victory y Suárez, hijo, director de la Revista Masónica Americana, saludaba el advenimiento de la República en estos términos (2):

"Faltaríamos a uno de nuestros más sagrados deberes si no dedicáramos algunas líneas en obsequio de la proclamación de la República en España.
A pesar de cuanto empeño pongan nuestros enemigos para presentar a la Masonería como un club de acción política y tenebrosa, y a pesar de la preocupación de aquellos de nuestros adversarios en el seno mismo de la Institución, que la consideran absolutamente agena (sic) al movimiento revolucionario de la Humanidad; lo cierto es que su divisa no puede ocultar su simpatía por la libertad y que siendo la República democrática federal, la fórmula de hacer práctica aquella libertad, la Masonería no puede mezquinar sus aplausos cuando la República se levanta en un pueblo donde tanto se afana la Masonería por el progreso y más, cuando se levanta con tanta dignidad y con tanta nobleza, como se acaba de levantar en el país clásico de los mártires y los héroes por la causa del pueblo como la España.
La verdadera Masonería es la revolución republicana pacífica: esa revolución que se opera en la esfera de la conciencia por el convencimiento de la justicia del derecho democrático y la práctica de toda idea generosa y noble.
Masones fueron los que alentaron la reforma que debía dar al pueblo el goce del libre exámen, que era liberalización de la conciencia; masones los que prepararon la ruina del feudalismo para que de ella brotaran los santos "derechos del hombre y del ciudadano"; masón fue Washington y Lincoln y Garibaldi lo es aún después de su epopeya revolucionaria.
Cumplimos pues, un grato deber de conciencia al enviar también nuestra felicitación al pueblo español y con él a nuestros hermanos de la antigua Iberia, por la proclamación de la República en España.
Que sea ella la estrella reluciente que guíe al pueblo español a su bien merecida prosperidad".

*

La Segunda República y el preludio a la Guerra Civil. Fragmento

El siguiente texto fue publicado por la revista Verbum (3), órgano de difusión oficial del Gran Oriente Federal Argentino-G.O.F.A., a poco de celebrarse las elecciones generales de febrero de 1936 en España, y a partir de las cuales, poco después, Manuel Azaña asumirá la presidencia de la Segunda República, siendo el suyo el último gobierno democrático de este período.
En los próximos años, y ya concluida la Guerra Civil, el G.O.F.A. cobijará a los exiliados perseguidos por la dictadura del General Franco.

"El pueblo español acaba de confirmar en una forma expresiva y categórica su afirmación de voluntad republicana hecha el año 31.
Votó el cambio de régimen en aquella fecha, como una reacción contra el oprobio de la dictadura y contra los abusos y errores de la monarquía. El resultado, aunque no imprevisto, sorprendió a los mismos republicanos.
Ahora, después de la trágica experiencia del último bienio, la cuestión se ha planteado en términos más claros y precisos; o se devolvía a la República el contenido ideológico que le habían dado las Constituyentes, o se daba marcha atrás entregando el poder a los enemigos del régimen. No había términos medios ni eran posibles soluciones color gris.
Y por esto, porque el pueblo español sabiendo exactamente lo que votaba, ha dicho con claridad lo que quiere, es que esta última consulta a su voluntad tiene un significado histórico de igual trascendencia que el del 12 de abril.
Rescatada la República vuelven al poder los hombres que con clara visión de su responsabilidad ante la historia y ante el mundo orientaron sus primeros pasos hacia un régimen de convivencia social más justo y más humano.
Generosos con el vencido, no destruyeron lo que forzosamente debían destruir para ser substituido por la nueva estructura republicana. Este error había de trabar después su natural desenvolvimiento y estuvo a punto de costar la vida al nuevo régimen.
La Iglesia Católica, que convertida en España en política católica, pretende una función más tangible y concreta que la curatela de almas, ha de resignarse a perder definitivamente las prebendas de que disfrutó ayer y ya que Dios no se dignó ayudarla en el trance amargo de las últimas elecciones, las contemplaciones de parte de un gobierno genuinamente republicano y libre pensador, serían ridículas; no se debe ser más papista que el Papa.
El problema social, en su aspecto más apremiante y agudo, la redistribución de la propiedad agraria habrá de ser encarado y resuelto con firmeza y valentía.
Estos dos y el de las autonomías regionales son los más graves a resolver, ya que la reacción política encarnada en ese ridículo personaje de misa de doce y pistola al cinto que soñaba con una dictadura a lo Salazar o a lo Dollfuss ha dejado de preocupar seriamente.
Figuran en el nuevo gobierno y en el parlamento las figuras más destacadas de la Masonería Española; por esto y porque tenemos plena fe en que al estructurar la nueva España traducirán en leyes, el espíritu y los postulados de nuestra Orden, los masones del Gran Oriente Federal Argentino consideramos su triunfo como cosa propia y hacemos votos fervientes para que sepan aprovecharlo y administrarlo".

Clicar en la foto para ampliar.
Notas

(1) Revista Masónica Americana, Año 1º, Nº 9, 15 de marzo de 1873.

(2) Revista Masónica Americana, Año 1º, Nº 12, 30 de abril de 1873.

(3) Revista Verbum, Segunda época, Año II, Nº 19, Buenos Aires, 1º de marzo de 1936.

12 de abril de 2015

Los masones del exilio. Crónicas e imágenes de México


Juntos -en el centro, sentados-, Alfonso Rivera Pérez de la Gran Logia Valle de México y Lucio Martínez Gil del Grande Oriente Español en el exilio, rodeados de varios hermanos. Dos notorios representantes de muy distintas vertientes de la Masonería. 1946.

20 de marzo de 2015

Conferencia: Secretaría de Extensión Cultural de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires

Nuevamente la Jurisdicción Argentina del Derecho Humano - Le Droit Humain Internacional estará presente en la Feria Internacional del Libro de Buenos Aires del 23/4 al 11/5, stand 235, Pabellón Azul, WGT Ediciones; y, en una doble presentación de volúmenes de historia masónica, en la Secretaría de Extensión Cultural de la Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires en Tandil.
Este último evento se llevará a cabo el día sábado 11 de abril a partir de las 19 hs. en la sede de la calle Hipólito Yrigoyen 662, entre San Martín y Sarmiento, con los libros Inmigrantes, obreros, socialistas y masones y Rebelión en las Logias: Masonería, mitos e historia.


Clicar en la foto para ampliar.