22 de mayo de 2015

Los masones del exilio: Crónicas e imágenes del Río de la Plata IV

Fragmento del volumen Los masones del exilio: Crónicas e imágenes


Clicar en la foto para ampliar

Autoridades del G.O.F.A. - Gran Oriente Federal Argentino, Obediencia que existió en el período 1935/1957, con el Hermano Diego Martínez Barrio, segundo de izquierda a derecha, Presidente de la República Española en el exilio.
Se destaca la presencia de los también españoles y exiliados Augusto Barcia Trelles (el primero a la izquierda) y Miguel Servera (el cuarto de izquierda a derecha), varias veces Gran Maestre de la Obediencia.  Al lado de Servera (segundo de derecha a izquierda) aparece Virgilio Lasca, autor de una obra jurídico-masónica de vital importancia para la Masonería Liberal y que también fuera uno de los ideólogos, fundadores y Gran Maestre del Gran Oriente.
Fuente de la fotografía: Revista Masónica Verbum, Tercera época, Año II, Nº 15, Buenos Aires, enero-junio de 1943.

19 de mayo de 2015

Los masones del exilio: Disidencias en México

Fragmento del volumen Los masones del exilio: Crónicas e imágenes


Clicar en la foto para ampliar

Fotografía tomada en México, en la cual aparecen el hermano Ávila y los que fueran Grandes Maestres de sus respectivas Obediencias: Lucio Martínez Gil, del Grande Oriente Español en el Exilio; Miguel Servera, del Gran Oriente Federal Argentino, y  Rivera Pérez Rincón Gallardo, de la Gran Logia Valle de México.
El que fuera en repetidas ocasiones Gran Maestre del G.O.F.A., y también español, Miguel Servera, visitó en reiteradas oportunidades a Martínez Gil en México, como se aprecia en diversas fotografías y documentos, manteniendo una muy cordial relación con otras Potencias.
Revista masónica Verbum, Cuarta época, Año XVIII, Nº 40, Buenos Aires, Enero-abril de 1952.

Existió en los años 40 y 50 del siglo XX, desde México a la Argentina, una política de fraternidad y mutua relación entre Obediencias americanas y/o latinas de distintas vertientes. Esto provocó la reacción de la Gran Logia Unida de Inglaterra y su campaña de represión en Latino América para alinear y poner bajo su tutela a todas estas Potencias que desarrollaban una Masonería a su medida, dispuestas a unirse en bloque para afrontar sus problemáticas comunes.
En México, el problema lo constituye Lucio Martínez Gil, al cual los franceses no dejaron reorganizar el Grande Oriente Español en Francia y se instala en el país del Norte. Allá quedó en aparente desventaja ante Enrique Barea, Gran Comendador del Supremo Consejo 33 en el exilio y José Armengol, este último Gran Maestre de la Gran Logia Española que quiso acreditarse la "Regularidad" y asimilarse a los cuerpos ya existentes en los países que los hospedaron (aunque manteniendo sus privilegios de grados y estructuras jerárquicas "en exilio").
La discusión de fondo era por la supuesta invasión de la jurisdicción territorial que se le achaca a Martínez Gil al mantener un núcleo del Grande Oriente Español independiente. Jurisdicción territorial que por otro lado jamás respetó la misma Gran Logia Unida de Inglaterra en países de la región como Argentina, Brasil y Uruguay.
Por eso en el período 1947-50 la Gran Logia de Inglaterra quiso destruir la Conferencia de Montevideo a la que acudieron como organizadores, entre otras 51 Potencias, el Gran Oriente Federal Argentino y el Grande Oriente Español y, en 1950, "excomulgó" a la Gran Logia de la Masonería del Uruguay, por apoyarlos.
El G.O.F.A., en toda su existencia (1935-1957), y hasta último momento, apoyó al G.O.E. en el exilio, y recordemos que las Logias del Grande Oriente Español (agrupadas en nuestro suelo bajo el nombre de Gran Logia Filial Hispano Argentina), fueron la base, aportando el 50 % de estructura, para constituir lo que sería la Gran Logia Nacional Argentina (1926-1932), algunas de cuyas Logias, a su vez, constituyeron el Gran Oriente Federal Argentino a partir de 1935. Estas dos Potencias opuestas al tronco histórico (aunque carente de unicidad en sus primeros 100 años de existencia), de la Masonería Regular anglosajona.
Las siguientes entrevistas fueron realizadas en México y plantean el inacabable tema de la "Regularidad" masónica, pero esta vez generado en el seno de la Masonería española en el exilio. Los textos fueron reproducidos en la década de los años 40 por la revista El Nivel de extracción anglosajona y opuesta al Gran Oriente Federal Argentino - GOFA, Obediencia, como ya dije, que tenía íntima relación con el Grande Oriente Español bajo la Gran Maestría del Hermano Martínez Gil.
La Gran Logia de la Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado aprovechó para hacer propaganda panfletaria contra el Grande Oriente Español en México y, de paso, atacar a sus aliados del Gran Oriente Federal en Argentina, que cobijó a los exiliados como Augusto Barcia Trelles, Manuel Blasco Garzón, Luis Jiménez de Asúa, Juan Manuel Iniesta, etc., Potencia Liberal que, en pocos años, ya en los primeros de su existencia, opacó el accionar de las Obediencias Regulares de la región.

Las entrevistas

Hablando con el Venerable Hno.´. (Hermano) José Fernández Armengol, Gran Maestro de la Gran Logia Española en el exilio (1).

Lo encontramos en el Orfeón Catalán, risueño y leyendo un número de El Monitor Masónico, por el cual siente un verdadero afecto. Para don Pepe, así le llaman todos los hermanos, los años no pasan. Goza de perfecta salud, es jovial en su charla, optimista por temperamento, y, como buen masón, ansioso de que llegue la feliz hora del triunfo de las democracias.

-¿Qué les trae por aquí?

-El cumplimiento de un deber.

-Si en algo puedo ayudarles.

-¿Se encuentra usted bien en México?

-Admirablemente. Aquí he encontrado apoyo, simpatías, consideraciones y afectos en todos los sectores. Por donde quiera que voy no encuentro más que veneración... (las lágrimas asoman en sus pupilas). Los hermanos mexicanos merecen mi gratitud, la primera virtud del masón.

-¿Cuál cree usted que debe ser la actuación de los hermanos españoles acogidos en México?

-Lo he dicho antes y lo repito ahora. Todos los hermanos refugiados en el continente americano tienen el deber de trabajar activamente sumándose a las logias regulares del país en que se encuentren y prestarles todo su calor y su apoyo en los trabajos.

-Así opinamos también los hermanos que integramos la redacción de El Monitor Masónico.

-Yo lamento que unos pocos, muy pocos afortunadamente, no lo entiendan así, pero confío en que en un no lejano día lleguen a comprender que solo con la regularidad masónica se puede hacer obra práctica y generosa.

-¿Cuántos años de vida masónica cuenta usted?

-Más de cincuenta y siempre en actividad. Vivir es actuar; la acción es la vida. Los hombres y las instituciones solo pueden subsistir a base de esfuerzo generoso y de impulso de pensamiento.

-¿Cómo ve el porvenir?

-Con optimismo insuperable. Los postulados de la Masonería se impondrán amorosamente apenas termine la terrible tragedia de la actual guerra de liberación de la humanidad. Caerán las dictaduras para no levantarse más y sobre sus cenizas brotará una sociedad más humana, más libre, más justa y más inteligente. Con el triunfo de las Democracias triunfará la Masonería, la institución más noble y más digna a los ojos de todos los hombres buenos, de todos aquellos que aman el bien por el bien mismo, en fin, de todos aquellos que anhelan el advenimiento de la confraternidad universal.

-¿Son muchos los hermanos españoles que trabajan en las logias regulares de México?

-Pasan de doscientos...

-¿De la Gran Logia Española?

-Y del Grande Oriente Español. Trabajan confundidos con los hermanos mexicanos y en armoniosa y fraternal colaboración. Yo entiendo que aquí en el exilio nos debemos todos a los organismos mexicanos, por solidaridad y para corresponder a la gratitud que les debemos. Repito, no debemos olvidar que la gratitud y la lealtad son las dos primeras virtudes que debe cultivar y practicar el buen masón.

-¿Quiere algo de los hermanos de El Monitor Masónico?

-Quiero hacerles patente mi gratitud por lo mucho que han hecho en pro de este viejo hermano y de los demás hermanos españoles. Dé, de mi parte, un fuerte abrazo fraternal a Alfonso Castro Loyo, Francisco César, Raúl Cordero Amador, José Garci Crespo, Luis J. Zalce, etc., etc.

-Así lo haremos.

Y con estas palabras nos despedimos de José Fernández Armengol, Gran Maestro de la Gran Logia Española en el exilio, cuya conducta e ideas nos sugieren este comentario: ¿Qué opinarán de aquella y de estas los HH.´. (Hermanos) Lucio Martínez Gil y la veintena de HH.´. del Grande Oriente Español en el exilio, que han olvidado que "la gratitud y la lealtad son las dos primeras virtudes que debe cultivar y practicar el masón?"
El Grande Oriente Español en el exilio recibió hospitalidad, espiritual y materialmente, de la Gran Logia Valle de México. La inmensa mayoría de sus miembros se afiliaron en diferentes Logias de Valle de México. Sólo Martínez Gil y su pequeño grupo, tras de disfrutar durante algún tiempo de la hospitalidad nuestra, invadieron la jurisdicción de la Gran Logia Valle de México y celebraron Tratados de Amistad con cuerpos irregulares como la Gran Logia Independiente de México y el Rito Nacional Mexicano.
Tan censurable conducta implica una triple deslealtad: como masones han faltado a la que deben a la Gran Logia Valle de México, como españoles, al contribuir a ahondar las divisiones existentes entre organismos mexicanos, al país que les dio abrigo; como Gran Maestro Don Lucio y como miembros del Gran Oriente Español en el exilio, quienes lo siguen, a la que le juraron a este, porque al invadir la jurisdicción de una Potencia Regular y al celebrar Tratados de Amistad con cuerpos irregulares, han hecho que el Grande Oriente Español en el exilio caiga en estado de irregularidad. De todo lo anterior corremos traslado a todas las Grandes Logias Regulares que, por ignorar estos antecedentes, aún sostengan relaciones fraternales con el Gran Oriente Español en el exilio para que sepan a qué atenerse.

*

Opiniones del Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo Español Grado 33 en el exilio Il.´. (Ilustre) y Pod.´. (Poderoso) Her.´. (Hermano) Enrique Barea (2)

-¿Qué nos dice de los hermanos mexicanos?

-¡Son admirables! Nos han recibido como una madre recibe a sus hijos caídos en la desventura. Tanto el simbolismo como el filosofismo, nos han recibido digna y fraternalmente, no nos han regateado su solidaridad y afecto.

-¡Cumplieron con su deber!

-México es una tierra hermana que debemos amar sincera y ardorosamente, sin reservas, con intensa gratitud, porque en los momentos más críticos ha estado a nuestro lado. La España peregrina ama a México con toda su alma, con todo su corazón, porque aquí encontró lo que ingratamente en otras tierras se le negó.

-¿Trabajan activamente los hermanos españoles?

-Indudablemente. Los simbólicos trabajan en las Logias regulares de la Gran Logia Valle de México y los filosóficos en las Cámaras que actúan bajo los auspicios del Supremo Consejo de los Estados Unidos Mexicanos...

-Un pequeño grupo se ha incorporado a los cuerpos irregulares...

-No me hablen de las cosas irregulares. En Masonería no cabe más que la regularidad, que significa disciplina, comprensión, sabiduría y belleza. Bajo este cuadrilátero se refugia la verdadera alma masónica.

-¿Cómo ve el futuro, Ilustre Hermano?

-Creo en el triunfo pleno de las Naciones Unidas. De esta sangrienta conflagración brotará una vida nueva, una vida mejor, más justa, basada en la libertad, en el Derecho, en la Justicia y en la Fraternidad. En la estructuración de la naciente humanidad, de la nueva sociedad, la Masonería, nuestra Augusta Orden, influirá mucho.

-¿En todo el mundo?

-La Masonería no reconoce fronteras. Es un frente en favor de la civilización y de la felicidad de los pueblos, contra la opresión, contra la tiranía y contra la negación del derecho de libertad. Donde está la tiranía, allí va la Masonería, presentándose, unas veces con mandil y otras sin mandil, según lo exigen las circunstancias. Actuar siempre, porque vivir es actuar; porque la acción es vida. Los hombres y las instituciones sólo pueden subsistir a base de esfuerzo generoso y de impulso de pensamiento.

-¿Vive usted feliz?

-Tranquilo de conciencia, con la satisfacción del deber cumplido. En las horas más duras de mi vida siempre me he acordado de aquellas palabras de José Martí: "El deber es feliz, aunque no parezca, y cumplirlo puramente eleva el alma a un estado de perenne dulzura".

-El martilleo perenne es nuestro deber, ¿verdad?

-Exactamente. La Masonería es eterna. No es blanca espuma que deshace el viento, ni altiva cumbre que desafía las tempestades; no es blando cieno movedizo que se acomoda a las circunstancias, ni dura roca, indiferente y fría, que repele las ráfagas del pensamiento y las auroras de oro de la civilización... Es la Verdad, es la Razón, es la Democracia. Vive en los planos de la conciencia que rigen la Libertad, la Igualdad y la Fraternidad. Su constante lucha es por la verdad, por la virtud, por el mejoramiento social, sin dejarse llevar por lo mezquino, por lo sectario, por lo pasional.

Reproducimos con íntima satisfacción estas sinceras opiniones, y destacamos los párrafos que se refieren a la masonería irregular, que tan exactamente interpretan nuestra propia manera de pensar sobre este particular, llamando la atención de los masones que en nuestro territorio se burlan de la regularidad masónica y caen, en consecuencia, bajo las sensatas apreciaciones que le merecen a este hermano la irregularidad de esos cuerpos.

Referencias

(1) De un reportaje publicado en la Revista El Monitor Masónico, de México. Reproducido en la Revista El Nivel, ógano oficial de la Gran Logia de la Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Año 2º, Buenos Aires, enero de 1944, Nº 10, pág. 276.

(2) De un reportaje publicado en la Revista El Monitor Masónico, de México. Reproducido en la Revista El Nivel, ógano oficial de la Gran Logia de la Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, Año 2º, Buenos Aires, julio de 1944, Nº 16, pág. 430.

14 de mayo de 2015

Los masones del exilio: Crónicas e imágenes del Río de la Plata III

Fragmento del volumen Los masones del exilio: Crónicas e imágenes.


Uno de los tantos pergaminos que le fueran otorgados a Augusto Barcia durante su exilio en Argentina.
El homenaje a Barcia Trelles fue tributado por el Gran Oriente Federal Argentino-G.O.F.A., Obediencia en la cual se refugiaron los exiliados republicanos españoles y en la cual descollaron con su actuación.
El G.O.F.A. fue una potencia masónica que nació en franca oposición a la Gran Logia de la Masonería Argentina del Rito Escocés Antiguo y Aceptado y a los parámetros de regularidad estipulados por la Gran Logia Unida de Inglaterra.
Su existencia se extendió durante el período 1935-1957, fusionándose luego ambas entidades y perdiéndose así la impronta laicista y manifiestamente adogmática propiciada por el G.O.F.A., con la eliminación de la Biblia en el Ara y la invocación al Gran Arquitecto del Universo.
Solo le faltó adoptar la mixticidad, pero el doctor Virgilio Lasca, que fuera uno de los fundadores y Gran Maestre de la Obediencia, ya había dejado planteada la cuestión en sus textos.
Barcia llegó a ser director de la revista Verbum, notable órgano de difusión oficial del G.O.F.A. y de la cual proceden los siguientes materiales.
También fue miembro de Honor de la Logia 7 de Junio de 1891 de la ciudad de Mar del Plata, que llegó a contar con 200 miembros activos.

Decía la crónica publicada por Verbum:

"El Gran Consejo Federal, realizó el día 16 de septiembre, una solemne ten.·. (tenida) de recepción, en honor del IL.·. (Ilustre) y Pod.·. (Poderoso) H.·. (Hermano) don Augusto Barcia Trelles, con motivo de la reciente publicación de su libro "San Martín".
Se traducía con este acto, el deseo general de los HH.·. (hermanos) de nuestra Orden, de exteriorizar al ilustre huésped, el agradecimiento de los masones argentinos, interpretados cabalmente en una obra, cuyos méritos singulares, ha señalado ya la crítica. Nuestro Templo grande resultó pequeño para dar cabida a los asistentes. Estaban allí, eslabones de Orientes amigos, OOb.·. (obreros) de Logias del interior de la República, viejos HH.·. (hermanos) en sueño, etc.
Con breves palabras alusivas, abrió los trabajos el Muy Resp.·. (Respetable) Gran Maestre, doctor Virgilio A. Lasca, para referirse a la finalidad del acto que se realizaba, señalando especialmente, la brillante trayectoria masónica del homenajeado.
Tocó luego al H.·. (hermano) Osías Kovadloff, designado al efecto, hacer un esbozo crítico de la obra sobre San Martín (...).
El IL.·.(Ilustre) y Pod.·. (Poderoso) H.·. (Hermano) don Augusto Barcia, visiblemente emocionado, se levantó luego para agradecer el acto, declinando todo sentido de homenaje personal. Volvió a exaltar, deteniéndose en aspectos casi desconocidos, la grandeza moral de San Martín, en cuya vida y obra podía nuestra Orden encontrar hondas inspiraciones para cada acción fecunda.
Con el lirismo de su verbo inflamado, el IL.·. (Ilustre) H.·. (Hermano) Barcia nos llamó a la magna tarea de asentar el espíritu de libertad encarnado por San Martín, en las tierras de América. Escuchando con silenciosa emoción, los oyentes rubricaron el final de su discurso, con cálidos y prolongados aplausos.
Reproducimos en esta página el pergamino obsequiado por nuestras autoridades al IL.·. (Ilustre) y Pod.·. (Poderoso) H.·. (Hermano) Barcia, y cuya leyenda fue leída antes de finalizar la ten.·. (tenida) (...).
Finalizado este acto, los concurrentes pasaron a los salones de nuestro Ateneo (...), donde se les obsequió un lunch, prolongándose así la reunión que alcanzara brillantes contornos".

El pergamino con que fue obsequiado Augusto Barcia, decía:

"Para interpretar a San Martín en la profundidad de su vida y de su obra, se necesita colocarse dentro del ámbito moral que hizo la formación del Caudillo americano.
Augusto Barcia, español de puro acento democrático, ha forjado su espíritu en la misma escuela ideal, labrándolo día a día como piedra que pide el esfuerzo, con el cincel y la escuadra.
Así, su interpretación de San Martín, tiene una gran autenticidad. Viene del Taller del que los obreros se unen en un mismo anhelo y en el Oriente de él se hace la claridad de la Sabiduría.
Al rendir nuevamente homenaje a San Martín, tributamos nuestra admiración, a su intérprete más fiel. Es que San Martín será siempre como dijo un poeta, Paraíso cerrado para muchos y jardín abierto para pocos".
Firmado por el Gran Comendador Aristóbulo Soldano y el Gran Maestre Virgilio Lasca en septiembre de 1941.


Otro pergamino ofrecido por el Gran Oriente Federal Argentino al Ilustre Hermano Barcia.
Dice el texto:
"La intensa vida de un gran hermano, José de San Martín, cada vez más agitada y borrascosa, tenía que ser desfigurada en biografías incompletas y en leyendas forjadas por la reacción y por la envidia, hasta que otro gran hermano, maravilloso intérprete y genial escultor, aventa toda la escoria, junta los fragmentos y reconstruye la auténtica figura del Libertador.
Celebrando la VI Jornada "San Martín en Europa", nos hemos congregado en este Valle al conjuro de los últimos toques del mágico cincel de Augusto Barcia.
Mar del Plata, 22 de enero de 1949".

8 de mayo de 2015

Los masones del exilio: Periplos

Fragmento del volumen Los masones del exilio: Crónicas e imágenes, del cual el capítulo Periplos está dedicado a los viajes de Diego Martínez Barrio a Sudamérica, en visita al Gran Oriente Federal Argentino y a la Gran Logia de la Masonería Uruguaya.


Clicar en la foto para ampliar

Autoridades de las Potencias Masónicas Uruguayas y Argentinas, con el Ilustre y Poderoso Hermano Diego Martínez Barrio, en la sede del Supremo Consejo del Uruguay. Al centro, y junto a Martínez Barrio, se encuentra Augusto Barcia Trelles.
Atrás de Diego Martínez Barrio y con los brazos cruzados, aparece Miguel Servera, exiliado español que fuera cofundador del Gran Oriente Federal Argentino y varias veces Gran Maestre. Entre otros, también Virgilio Lasca (de izquierda a derecha, el último sentado), Gran Maestre y autor de una obra jurídico-masónica única en su época.
Esta fotografía original de 17 x 23 cm., que actualmente se encuentra en mis archivos, también fue reproducida por la Revista Masónica Verbum, Tercera época, Año II, Nº 15, Buenos Aires, enero-junio de 1943.

5 de mayo de 2015

Los masones del exilio: Crónicas e imágenes de México III

Fragmento del volumen Los masones del exilio: Crónicas e imágenes.

Dice el diccionario masónico de Lorenzo Frau Abrines:
"(...) No fue tan solo la unidad masónica (...) la que hace destacar la actuación del V. H. Valentín Rincón como Gran Maestro de la Gran Logia Valle de México en el ejercicio 1943-1945; su brillante actuación culmina cuando ya en las postrimerías de su período en la Gran Maestría, otorga asilo y hospitalidad a las dos Altas Potencias Masónicas Españolas que hubieron de ausentarse de sus respectivas jurisdicciones territoriales a consecuencia de la persecución de que eran y son objeto. Al brindarle asilo y hospitalidad, tanto al Gran Oriente Español en Exilio como a la Muy Respetable Gran Logia Española, da una positiva interpretación al espíritu de universalidad que anima a nuestra Institución (...)".


Clicar en la foto para ampliar

El Gran Maestre del Gran Oriente Federal Argentino, el español Miguel Servera, en su viaje a México en octubre de 1947. Aquí, según nos muestra la fotografía, reunido en un ágape íntimo con autoridades de la Gran Logia Valle de México y el Grande Oriente Español en el exilio.
De izquierda a derecha, el Gran Past Master Ilustre Hermano Valentín Rincón, el mismo Miguel Servera, el Gran Maestre Ilustre Hermano Pedro Téllez Maldonado y el Gran Maestre Lucio Martínez Gil.
Fuente de la fotografía: Revista masónica Verbum, Cuarta época, Año XIII, Nº 5, Buenos Aires, Octubre de 1947, página 290.